Excusas que nadie cree

Excusas que nadie cree

Excusas que nadie cree

Cuando eres niño: El perro se comió mi tarea.

Cuando eres mayor: No eres tú, soy yo.

Cuando ya no se sabe lo que eres: Haría más dinero en la actividad privada que el que gano en la política.

Autor: Erlich

Debo concentrar toda mi atención…

Debo concentrar toda mi atención...

 

-Debo atender sin perder detalle lo que está explicando la maestra…y poner todos mis sentidos en no distraerme…y concentrar toda mi atención en estar atento…y…

 -¿Entendieron, niños?

-Sí, señorita

-?