La posición de la mano lo dice todo