Las cosas siempre pasan por algo

Las cosas siempre pasan por algo

 

Las cosas siempre pasan por algo. Porque eres muy tonto, por ejemplo.

Todo tiene una razón, aunque quizá no te guste.

Fuente: Cuánta Razón