Liquidación total por desesperación

Excusas que nadie cree

Excusas que nadie cree

Excusas que nadie cree

Cuando eres niño: El perro se comió mi tarea.

Cuando eres mayor: No eres tú, soy yo.

Cuando ya no se sabe lo que eres: Haría más dinero en la actividad privada que el que gano en la política.

Autor: Erlich

Jefe, súbame el sueldo

Jefe, súbame el sueldo

Un empleado le dice a su jefe:
– Jefe, súbame el sueldo. ¡Le advierto que hay cuatro empresas detrás de mí!
– ¿Ah si? ¿Y cuáles son?
– ¡La del gas, la luz, el agua y el teléfono!