¿Por qué me puteas, papá?

¿Por qué me puteas, papá?

 

-Oye, ¿a ti esto te parece asqueroso?

-¿Tu asquerosa cara?

-No…el grano que tengo en la barbilla.

-Ah no, pero sí que me ha llamado la atención ese tan enorme que tienes sobre el hombro.

-¡Agh! ¿Dónde?

-¡Ah no, espera! Es tu cabeza.

-¿Por qué me puteas, papá?

-Porque ser padre es genial, hijo.

Fuente: Explosm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *