Excusas que nadie cree

Excusas que nadie cree

Excusas que nadie cree

Cuando eres niño: El perro se comió mi tarea.

Cuando eres mayor: No eres tú, soy yo.

Cuando ya no se sabe lo que eres: Haría más dinero en la actividad privada que el que gano en la política.

Autor: Erlich

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *